miércoles, 17 de diciembre de 2008

Contra el frío una buena copa

En estos días de tanto frío, días en los que tememos salir a la calle y en los que solo nos apetece estar en casa, buscamos el calor del hogar. Actualmente existe muchos tipos de calefacción, desde la simple estufa o lorito bajo las naguas de la mesa, pasando por los diversos tipos de radiadores (eléctricos, calderas de agua), aires acondicionados, calefactores, etc..
Sin embargo el mejor sistema de calefacción es el natural, el que procede de una buena chimenea o chupón (como se dice en mi pueblo); encendida con la leña proveniente de restos de podas de la vid (ceporros) , el olivo u otro árbol, cuyas brasas o borrajos pueden ser utilizado además en el típico brasero o copa.
En Rociana, pueblo de viñedos a parte de los restos leñosos se aprovecha el sarmiento podado para hacer el cisco. Tras haber amonado los sarmientos, se enciende una candela y se van quemando en ella todos los montones. Cuando todo se ha quemado, pero no consumido se apaga con agua y con recortes (se mueve el cisco con un ro para apagarlo). Finalmente lo tapamos con un plástico y se coloca tierra encima para que no entre aire y se apague días después. Cuando esté listo se envasará previo cribado para quitar los tizones (sarmientos no quemados y que al arder de nuevo desprenden humo) en sacos y de ahí a la copa o el latón. Este sustituyó al típico brasero, tenía la ventaja de al tener mayor capacidad, la copa duraba todo el día, incluso parte del siguiente.
Comprobado está que el calor tan agradable que da una copa cuando se le da una “pincá” con la badila, no la da una estufa. Esas brasas además se puede aprovechar para echar incienso, romero o alhucema y aromatizar la estancia. Un buen libro para leer sentado en un cómodo sillón alumbrado por la luz de una lámpara cuando no hay nadie, es uno de las mejores cosas para combatir el frío invernal de las calles.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde luego como una buena "copa" de cisco no hay na, pero eso de hacer el cisco no es nada fácil, yo he llegado a hacerlo con mi padre y os puedo decir que si puedo no lo hago más, es muy laborioso y pesado. Saludos.

Hermanita de la Caridad dijo...

AAYYYY! Q frío!!! Pero yo no estoy acostumbrá a la copa. Una vez, de pequeña, casi me muero al meterme debajo de una mesa de camilla, y tragarme todo el humo. Vamos, q soy muy brutita.
Besos, Calle

Marijolamejo dijo...

Se te ha olvidao hacerle una foto a la chimenea con el troncón!

La Criticona dijo...

Anda que no, porque cuando te vienen las facturas de la luz en invierno es para echarse a llorar. La copita abriga más y no gasta na de na de watios. Un saludo callejuelo y felices fiestas.

Choko dijo...

YO también he ido a hacer cisco con mi padre, es curioso, entretenido, pero sobre todo como dice Anónimo, laborioso.
No hay mejor rey Baltasar que el cisquero. Esta tizne impregnada en ropa y cuerpo...
Y no veas el "tizón" como molesta. Pero como una copa nada... eso está claro y cada vez se ve menos.
Como caldeaba la casa entera y lo agusto que estabamos...En mi casa ya no se utiliza.

Condal dijo...

Contra el frío una buena copa ...... de aguardiente o de coñac, de eso creía que iba la entrada. Hace tiempo que no veo una copa de cisco pero eso si, duraba todo el día, se reutilizaba el sarmiento y el calorcito que desprendía el cisco es inigualable. Sobre todo cuando se le daba un buen meneo de badila.

Callejuelo dijo...

Como dice anónimo es muy laborioso, incluso no se si compensa el gasto de hacerlo. Por lo que veo la gran mayoría sabe de que va esto que cada vez se ve menos. Saludos a todos

Antoniojezu dijo...

Me entra el poquito de nostalgia de cuando vivía en casa de mi abuela y me sentaba en la copa. Y lo mejor era cuando se acompañaba de una buena lluvia tormentosa con las que antes SIEMPRE se iba la luz y te obligaba a dibujar, leer, escribir, charlar...

Condal dijo...

Es curioso que se eche de menos cuando se iba la luz y se encendían velas, pero es cierto.

Callejuelo dijo...

En el fondo nos gustaba que se fuera la luz. Eso de comer con las velas o tener que andar incluso ducharte con la luz de la vela, tenía algo especial. Y antes nada más que callera un par de gotas se iba la luz, hoy no es frecuente

Hermanita de la Caridad dijo...

Antes, meaba (¿se encribe asi?, q feo!) un gato en los cables, y se iba la luz!