martes, 24 de julio de 2007

Torres almenaras de la costa onubense


El marco político que propició la construcción de las torres almenaras de la costa de Huelva se relaciona con la situación de inseguridad que vivía dicha zona durante la Edad Moderna con el peligro intermitente de las incursiones piráticas berberiscas. Así, el proyecto concebido inicialmente durante el reinado de Felipe II se ejecutó en su mayoría durante el gobierno de Felipe IV, finalizándose en 1638.
Las torres almenaras construidas en la costa onubense, de las que se ha delimitado su respectivo entorno de protección, fueron, de este a oeste:
Torre de San Jacinto (Almonte)
Torre de Zalabar (Almonte).
Torre de la Carbonera (Almonte)
Torre de la Higuera (Almonte)
Torre del Asperillo (Almonte)
Torre del Río del Oro (Almonte)
Torre de la Arenilla (Palos de la Frontera)
Torre de Punta Umbría,
Torre del Catalán (Lepe)
Torre Canela (Ayamonte).
Presentan similares características arquitectónicas, constando de cuerpo troncocónico y estando la mayoría de ellas preparadas para utilizar artillería. Cada torre de nuestro litoral tiene una sola puerta, situada en la fachada norte,(lado contrario al mar) y a media altura (a unos 3,50 - 5 metros de la base, para dificultar su acceso a los enemigos); dicha puerta comunica con una cámara interior generalmente cubierta con bóveda semiesférica. En el centro de esta cámara existe un aljibe o pozo a fin de que la guarnición pudiera repostar agua sin tener que salir de la estancia; es también aquí de donde arranca una escalera de caracol, embutida en el ancho del muro, que conecta con el terrado superior. Fueron levantadas a distancia similar unas de otras, como defensa a las incursiones y pillajes de los piratas, sobre todo berberiscos y turcos; como vigilancia de posibles amenazas de las flotas holandesa e inglesa; y como lugar de aguada para las flotillas de bajura.
Seis de estas torres se encuentran en condiciones similares a cuando estaban en uso, (San Jacinto, Carbonera, Arenillas, Umbría, Catalán y Canela, de este a oeste).
Otra torre que aún se hallaba en pie a principios de 1989 y que ahora está desmoronada en la primera línea de dunas (Zalabar)
Otras dos torres en ruinas entre las cotas de pleamar y bajamar (Higuera y del Oro). Torre la Higuera, se encuentra volcada, en posición invertida, al menos desde el año 1756, ofreciendo a los visitantes la visión, poco común, de su cimentación y el arranque de su cuerpo troncocónico. Sólo se conservan algunos restos, pues ha sido "engullida" por el mar. Al igual que la del Asperillo, donde sólo se conservan algunos restos, pues ha sido "engullida" por el mar, visibles únicamente durante la marea.
La Torre de Punta Umbría y la del Catalán presentan una mayor complejidad constructiva al poseer dos cámaras superpuestas.
Pero una vez desaparecido en el siglo XIX el problema de la piratería berberisca en la zona estas torres fueron paulatinamente abandonas, lo que ha condicionado su actual estado de conservación, en algunos casos muy deficiente. La propia dinámica litoral de la costa ha hecho que algunas de ellas estén actualmente muy alejadas del mar, como la Torre del Catalán, o dentro de éste, como la Torre de la Higuera

6 comentarios:

Hermanita de la Caridad dijo...

Como ahora te dedicas a irte por las playas de Huelva, pues habrás tenido tiempo de ver más de una de estas torres.
Besos

Condal dijo...

Perdón por la pedantería, pero creo que es Torre del Loro y no del Oro, para que no nos confundamos.

La Criticona dijo...

Si yo creo tambien que es del Loro, la del Oro es la de Sevilla, pero no estoy segura.

Timore dijo...

Del Loro, del Oro, del Moro... yo no tengo ni idea de cómo es pero yo siempre he dicho Torre del Loro... Por qué será? Será porque tenían a un loro en lo alto para avisar del acercamiento pirata?

Callejuelo dijo...

Si a mi también me ha extrañado lo del Río del Oro, yo siempre había entendido como ustedes del Loro, pero la infomación sobre la que está basada es de la junta de Andalucía, para su catalogación y protección

Manuel Quintero dijo...

Hay que ser... de Huelva,para no saber que el riachuelo que baña dicha torre almenara se llama Rio del Oro, por el color que toma con el reflejo del sol debido a su mineralización y de ahi su nombre real, Torre del Oro (si como la de Sevilla). A ver si leemos más acerca de nuestra cultura, de nuestra historia, que es muy rica y empezamos a ver algo más allá estas torres que forma impasible ver pasar el trascurso de los siglos. Un saludo de un Onubense Esturario