domingo, 11 de enero de 2009

El pedo de Quevedo

Quizás cuando ponemos la televisión y vemos esos programas del corazón en el que Fulanito pone a parir a Menganito y este a la vez le responde con la misma moneda en otro programa pensemos “¿esto es normal?” La cosa es que los piques entre famosos o las “fricadas” de ellos no es algo nuevo.
En la época del siglo de Oro español (siglos XVI y XVII) no había otro medio de expresión a gran escala que la pintura, escultura o literatura. Y con respecto a la literatura encontramos a dos grandes autores de esta época Quevedo y Góngora ambos enemigos acérrimos que aprovecharon ese medio de comunicación para que al igual que en los programas del corazón de hoy en día se insultaran mutuamente. Famoso es el poema de Quevedo a Góngora en el que lo describe como “Un hombre a una nariz pegado” y viceversa cuando Góngora le replica “Era su benditísima esclavina,en cuanto suya, de un hermoso cuero, su báculo timón del más zorrero bajel, que desde el Faro de Cecina”. Pero a parte de estos poemas dedicados hay un poema de Quevedo que para nada es una mierda, este es:

Poema al pedo

Alguien me pregunto un día
¿Qué es un pedo?
y yo le conteste muy quedo:
el pedo es un pedo,
con cuerpo de aire y corazón de viento
el pedo es como un alma en pena
que a veces sopla, que a veces truena
es como el agua que se desliza
con mucha fuerza, con mucha prisa.

El pedo es como la nube que va volando
y por donde pasa va fumigando,
el pedo es vida, el pedo es muerte
y tiene algo que nos divierte;
el pedo gime, el pedo llora
el pedo es aire, el pedo es ruido
y a veces sale por un descuido
el pedo es fuerte, es imponente
pues se los tira toda la gente.

En este mundo un pedo es vida
porque hasta el Papa bien se lo tira
hay pedos cultos e ignorantes
los hay adultos, también infantes,
hay pedos gordos, hay pedos flacos,
según el diámetro de los tacos
hay pedos tristes, los hay risueños
según el gusto que tiene el dueño.
Si un día algún pedo toca tu puerta
no se la cierres, déjala abierta
deja que sople, deja que gire
a ver si hay alguien que lo respire.
También los pedos son educados
pues se los tiran los licenciados,
el pedo tiene algo monstruoso
pues si lo aguantas te lleva al pozo
este poema se ha terminado
con tanto pedo que me he tirado.
Francisco de Quevedo

4 comentarios:

Raúl Ramírez dijo...

España desde siempre ha sido dada a dualismos... ¡Pero qué gran ingenio tenían estos dos para tirarse por tierra mutuamente!!!

un saludo desde el Aljarafe

Antoniojezu dijo...

De menos calidad literaria, pero ni mucho menos falto de ingenio, tenemos la contemporánea sevillana del peo:

http://www.youtube.com/watch?v=w5HMspb15WQ

Zalu2.

Juanela dijo...

Jajajajaja!! Que poema mas gracioso!! Nunca lo habia leido, Juan!! Genial!!!jajajajja!!
Pd: tu estas en Rociana, tengo q ir a tu casa, a preguntarte una cosa del campo! Xao!

Anónimo dijo...

Tres intiresno, gracias