jueves, 29 de noviembre de 2007

Le dí la mano a los príncipes

Así es y lo mejor, que fue sin buscarlo. Como una premonición (de ahí el post anterior sobre los sueños), me había despertado soñando que había visto en una moto a la reina y la infanta Elena, por la mañana me reía de lo absurdo que puede llegar a ser los sueños, incluso cuando regresaba de la universidad en el tren de las 14:15 para Córdoba, se lo iba comentando riendo a mi compañero de piso.
Cual iba a ser nuestra sorpresa que al llegar a la estación y salir por una de las puertas (la habitual que cogemos para dirigirnos a nuestra casa), un montón de policías blindaban la puerta. Entonces recordamos que los príncipes de Asturias estaban en Córdoba.
El motivo era la inauguración de la nueva sede del rectorado, en lo que hasta el curso 1997 había sido la Facultad de Veterinaria (hoy trasladada al Campus universitario de Rabanales, al igual que recientemente mi Escuela de Ingenieros Agrónomos). Este magnífico edificio neomudéjar fue finalizado en 1936 y recuperado en 1941 tras la Guerra Civil, llevaba unos 2 años en restauración hasta ahora.
Como iba contando, en vez de irnos directamente para casa aguardamos entre los pocos curiosos que había dado la casualidad de que pasaban por allí. Me coloqué en primera fila en un hueco que encontré entre las puertas corredizas de la estación y un cartel de la estación. A los 10 minutos llegaban ellos en coche, se bajaron y comenzaron a dar la mano a todo el pasillo hasta llegar al AVE. Entonces llegó mi momento, el que estaba al lado mía comenzó a hablar con la princesa. Ella muy delgada y con una voz un poco repipi, me quedé mirándola hasta que caí que el príncipe a su lado como siempre, esperaba. Así que extendí mi mano y le dije: “Encantado Don Felipe” y lo mismo hice con Dña Leticia.
Así que sin quererlo ni beberlo saludé a los príncipes y me fui a mi casita a comer.

11 comentarios:

El Penitente dijo...

jo, por lo que dices, un poco más y tu sueño se cumple en realidad, menos mal que no fué la reina, que sino....ahora, pa que veas, que cuando no lo esperas, es cuando sucede!

marijolamejo dijo...

Que weno!!! pero más weno hubiese sido encontrartelos con la reina en moto.
Por cierto, qué se siente al darle la mano al futuro rey? No pudiste tangarle el Rolex??

Moris dijo...

Parece que todo aquel que consigue saludar a los Principes de Asturias se queda estupefacto, encantado, mravillado, etc, etc.... Creo que me coge en Córdoba con mi primo el León y vamos detrás de ellos como dos fans quinceañeras. Aún recuerdo cuando en Sevilla fuimos a la Capilla Real porque sabiamos por mi madre que estaba invitada la Infanta Cristina. Cuando salió de la Catedral le hicimos un seguimiento tal que uno de los guardaespaldas nos dijo que nos montaramos en un coche de caballos, a lo que contestó el descarado de mi primo "si tú me lo pagas". Total que dimos un rodeo hasta pillarla entrando en el Hotel Alfonso XIII, cuando, antes de entrar, se volvió y saludó a los "tres tenores" que estabamos en la puerta.

Ciertamente el edificio es increible. Sabes a quién se debe su traza????

Un saludo Juan

Callejuelo dijo...

La verdad es que cuando se aproximaban y sabias que le ibas a dar la mano sentía un poco de nerviosismo, pero el Rolex no puede llegar a verselo.
Para Moris el edificio está inspirado en la estructuración de la Escuela de Veterinaria de Hannover- el arquitecto D. Gonzalo Domínguez Espúñez, que recogía la tradición musulmana, con decoración en ladrillo, arco árabe, califal de herradura, con azulejos, decorado floral en piedra y otros elementos que lo identificaban como mudéjar modernizado de tradición cordobesa.


para mas información http://es.wikipedia.org/wiki/Facultad_de_Veterinaria_de_C%C3%B3rdoba_(Espa%C3%B1a)

Hay una foto como la tuya en blanco y negro guapísima

La Criticona dijo...

Yo también le di la manooooooooooo. Cuando visitaron Almonte, y la Letizia se quedó mirandome rara. Preguntale al León que el puede certificarlo.

Raúl Ramírez dijo...

Callejuelo... andaba yo también por Córdoba para cubrir la visita de los príncipes. El edificio es la leche... Para más en el patio ha aparecido el anfiteatro de la antigua Corduba. Vaya despliegue que trae una visita real. Si vieras los de prensa y seguridad de Casa Real como mangonean y organizan todo... A la prensa nos lleva de borreguitos dodne ellos quieren. A la entrada de Felipe y Letizia nos sitúan en las escaleras principales... Cuando ya han entrado en el edificio y mientras visitan el anfiteatro, nos suben cual borregos despavoridos a la planta principal donde se celebra la reunión con el rector y con el equipo de investigadores. Nos dejan estar allí unos minutos y nada más empezar el rector a hablar el de seguridad nos vuelve a sacar. Escaleras abajo nos llevan a la carpa preparada para el descubrimiento y posterior cocktail. Y a todo esto Giulia Re... pero eso es otra historia.

Saludos

(Enhorabueno por tu contacto físico con la Corona)

Hermanita de la Caridad dijo...

Yo también se la di en Almonte, preguntalé al Choko. jaja.
Me encanta ese edificio, cada vez que lo veía ahí tapadito, me daba una pena, me alegro de que ya se pueda ver en todo su esplendor. Me tendrás que invitar a Córdoba para poder verlo.
Besos

Violeta dijo...

Jo, si parece que soy la única que no le ha dado la mano a los principes!!!
Es curioso, lleva muchisimo tiempo edificada, utilizandola, y ahora es cuando es inagurada.. en fin..
Yo dí clases ahí, creo que fui la ultima de las promociones!! Ainsss, que recuerdos!!
Pero bien bonita que la han dejado!!!
Besotes!!!

Choko dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Choko dijo...

Cierto es, ahí "peleando" con los almonteños para ocupar un sitio preferente. Al final le saludamos y fotografiamos.

Reme dijo...

juan killo estas en tos laos como dios jeje q suerte