martes, 1 de mayo de 2007

Córdoba en Mayo

Como un ejemplo más del desbordamiento de los sentimientos en el Sur, que cuando aparecen en su estado original se parecen a un torrente inacabable, Mayo en Córdoba es la imagen perfecta del derroche de lo andaluz. Desde el primer día en que una rosa explota en fragancias por los aires, la ciudad se coloca el traje de fiesta, el de la primavera estimulante y casi pagana, y modifica el escenario de la cotidianeidad. Mayo explota con elegancia de jardín en la ciudad de Córdoba y se instala en las cruces de sus plazuelas, en las macetas de sus patios, en la algarabía de sus casetas de Feria, en las gargantas de sus cantaores o en el redondel del albero, donde surgieron los califas del toreo. Si hubiera que hacer una descripción de la alegría de un pueblo a los antropólogos no les quedaría más remedio que venir a Córdoba por el mes de Mayo, el tiempo escogido por esta ciudad para despedirse del curso que finaliza y prepararse para los meses de estío, cuando los cordobeses se desentienden de todo porque todos los frentes se destinarán a la lucha contra el calor. Pero mientras dure Mayo, mientras los azahares modifiquen hasta el olor de una ciudad, Córdoba será la gran dama de Andalucía, filósofa y cantarina, que entrega todo lo mejor de sí vestida de fiesta .


Las Cruces de Mayo (28 de Abril al 1 de Mayo)
El Concurso de las Cruces de Mayo es como el pistoletazo de salida en este desvarío festivo del mes. Reducto de una religiosidad atada a la noche de los tiempos, las cruces se levantan, cuajadas de flores, en las plazas, pasajes y recintos abiertos, adornados con la naturaleza que el mes de Mayo proporciona además de con mantones de manila, colchas multicolores y sabiduría popular. Asociaciones de Vecinos y Peñas son las entidades encargadas de hacer de Córdoba un escenario de película y llenar la calle de fiesta. El recorrido se suele hacer de noche, cuando Córdoba se torna mágica y el vino es un compañero que convierte en bailes y canciones cualquier atisbo de soledad. Y en cualquier rincón, una guitarra suena y una garganta canta una pena convertida en arte.
Las Romerías
Las romerías en Córdoba tienen nombre propio: Santo Domingo (22 de Abril) y Linares (6 de Mayo). La primera de ellas tiene su copla obligada, original del compositor Ramón Medina, que indica la fecha de su celebración: 'Caminito de Santo Domingo te vi una mañana florida de Abril...'. Santo Domingo de Scala Coeli es un convento de dominicos, a seis kilómetros de la ciudad, y su efeméride está ligada al recuerdo de San Álvaro de Córdoba. El santuario de Linares, donde se celebra la otra romería el primer domingo de Mayo, está situado a las afueras de la ciudad y tiene relación con la conquista de Córdoba por parte de San Fernando. La Virgen de Linares es, según la tradición, la que el rey portaba sobre su caballo cuando conquistó Córdoba. El perol cordobés es la típica comida de ambas romerías.

Cabalcor (3-6 de Mayo)
Cabalcor la feria del caballo de Córdoba, abre mañana sus puertas con el espectáculo "Pasión y duende del caballo andaluz", que ofrece el trabajo de jinetes y yeguadas cordobesas en la interpretación de distintas tareas como la doma vaquera, la utilización de garrochas, enganches o carruseles.
El espectáculo vuelve a las Caballerizas Reales después de un itinerario por toda la provincia cordobesa y podrá verse también los días 5 y 6 de Mayo.

Catas de vino (2-6 de Mayo)
Al sur de la provincia de Córdoba, en la Campiña, surgen los prestigiosos vinos de la Denominación de Origen Montilla-Moriles. Los distintos tipos son el Fino, el Amontillado, el Oloroso, el Cream, el Pedro Ximénez, el Blanco Joven y los ecológicos, siendo la variedad predominante el blanco Pedro Ximénez .Cada año, a comienzos del mes de mayo, se celebra en Córdoba la Cata del Vino Montilla-Moriles, donde participan más de 20 bodegas y a la que acuden todos los cordobeses para degustar los vinos de la tierra y las tapas más típicas. La música también ameniza la celebración y diversas actividades tienen lugar, entre las que destacan catas dirigidas por enólogos para aquellos visitantes que lo solicitan.

Los patios (3-13 de Mayo)
Acabado el concurso de Cruces, comienza el Festival de los Patios Cordobeses, la segunda eclosión festiva del Mayo cordobés en donde la hospitalidad se hace estética. Los dueños de las casas con patios, cuajados hasta lo imposible de flores, macetas, pozos y cal los abren al visitante para que éste disfrute con estos reductos de las casas típicas cordobesas, enclavadas en los barrios más añejos, como San Agustín, San Lorenzo, La Judería o San Basilio. Junto a los Patios, en las calles y plazas cercanas, el Ayuntamiento organiza festivales y actuaciones, donde el cante y las sevillanas ayudan a pasar el bochorno de las noches de Mayo, que ya comienza a ser caluroso. Durante esta fecha también tiene lugar el concurso de Rejas y Balcones, premiando a los mejores adornados con las flores de este tiempo.



La Feria (18-27 de Mayo)
La Feria de Nuestra Señora de la Salud se celebra a finales de Mayo, en torno a la fiesta de la Virgen que da nombre a este evento, colofón y cierre del Mayo florido y alegre de Córdoba. Enmarcada al estilo de las ferias andaluzas, las casetas, el paseo central y la Calle del Infierno le suelen dar el cuerpo y contenido de la misma. A diferencia de otros lugares de Andalucía, las casetas de la Feria cordobesa suelen ser abiertas a todo tipo de público. El paseo de caballos, los trajes de faralaes, las sevillanas y el vino suelen ser ingredientes de la Feria que, como las del resto del país, ha perdido un tanto su origen, basado en las transacciones de ganado, mercado que actualmente se celebra en el extrarradio de la ciudad. La portada que suele representar la Mezquita y ha entrado en el reto Guines por ser la portada más larga de feria .Durante todos los días se celebra en la plaza de toros Los Califas corridas taurinas.


4 comentarios:

Violeta dijo...

Jo!! Qué recuerdos!! A ver si este año puedo escaparme aunque sea a la feria!!!
La verdad es que no he conocido feria como la de Córdoba!! En fin... envidia me das!!!
Besos

Marijiolamejo dijo...

Y yo digo una cosa, ¿por qué teneis clase en mayo? Eso es además de mala leche, de mal gusto. Que buen mesesito de fiestas, qué envidia!!!Aunque nosotros en el pueblo tampoco nos podemos quejar, sobre todo este finde también con las cruces y la diannaaaaaa!!!!!

Choko dijo...

Córdoba es una maravilla...
Bonitas palabras para describirla Callejuelo y es q despues de 6 años no es pa menos.
He ido en tres ocasiones a la ciudad de la mezquita. Pero cada vez que voy me gusta más...
Pacífica, natural, distendida, tranquila, alegre. Vamos que me gusta y mucho. Sus cruces tambien me han gustao y esta fiesta es de las que se necesita poco, no como las de Rociana (que para matenerlas se necesita mucho dinero) jeje
Un gran Olé para Córdoba y su mayo....

Hermanita de la Caridad dijo...

Pues la verdad es que sí, que están bastante bien las cruces. Yo espero poder ir también a los patios, me apetece mucho.
Ya he ido diez veces por lo menos a Córdoba, pero no me canso.
Besos, Calle