jueves, 31 de mayo de 2007

Los retuertas, una raza con historia.

Un estudio genético elaborado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha permitido descubrir que el caballo de retuertas de Doñana es la raza equina más antigua de Europa. Quedan unos 60 ejemplares, que además son la última población autóctona de caballos europeos que vive en libertad aislada de otras poblaciones.
Los autores de la investigación analizaron el árbol filogenético de 12 razas equinas, por un lado las de origen centroeuropeo (asturcón, losino, potaca, mallorquín, menorquín y el de retuertas) y las razas europeas y africanas, como el árabe, el inglés, el trotador español, el pura raza española y el marismeño.
La investigación se complementó con un programa informático que permitía agrupar a los animales por su mayor probabilidad de pertenecer a una población ancestral.
Los resultados fueron determinantes. "El caballo de retuertas es un animal singular, que no forma grupo con ninguna de las otras razas, de las que está muy alejado genéticamente", señaló Ciro Rico, principal autor del estudio. Si lo tuviéramos que mostrar en un gráfico, "el caballo de retuertas aparecería en la base del árbol genealógico".
Los científicos han quedado asombrados por la claridad de los resultados de la investigación. "Cuando empezaron los análisis genéticos, en 2003, no esperábamos resultados tan espectaculares. Nunca pensamos que estos caballos pudieran ser muy distintos desde el punto de vista genético de las demás razas españolas", dijo Rico.
Según los investigadores, no hay registros fiables de la procedencia de esta raza, que según la tradición popular desciende de aquellos caballos que escaparon de la domesticación en tiempos inmemoriales. Su nombre alude al lugar donde se localizan estos caballos en verano: las retuertas. Unas zonas de contacto entre las dunas y la marisma que durante la estación seca rezuman el agua dulce que durante el invierno se acumula en la arena.
El caballo de retuertas es castaño y robusto, por lo que es frecuentemente utilizado para realizar tareas ganaderas o como animal de carga. En los últimos años han engrosado la cabaña algunos ejemplares tordos, y también ha dejado de ser apreciado por su aspecto tosco y estatura algo menor que la de los caballos de raza española.

6 comentarios:

marijolamejo dijo...

También conocido como "marismeño".
Lo que me ha llamado la antención es que no se aparee con otras razas. ¿Por qué sera?

La Criticona dijo...

Una leche marismeño, este es otro distinto, pura sangre de retuertas los marismeños son otro tipo de caballos.

marijolamejo dijo...

siii, y cuál es la diferencia???? Explícamela

Violeta dijo...

Mmmmm!! Caballos!! Lo siento... pero estoy sensible con ese tema. Se que sois rocieros y esas cosas, pero este año han muerto alrededor de 20 caballos. Que coño le pasa a la gente?? No saben que son animales sensibles, que necesitan descansar, comer y beber como el que más??? Nooo, ellos venga a pasearlos, a que tiren de las carretas... lo siento... tenia que decirlo, y eso no indica que todos sean así, eh?? Pero es que es una pasada!!!
Besos

La Criticona dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Criticona dijo...

La diferencia está en los genes, genética, estos son más antiguos de ahí la novedad e importancia de esta raza milenaria. Tiene que ver con las proteinas, los cromosomas y yo no se qué historia más, si tengo tiempo transcribo las palabras de la entrevista que le hice al investigador méjicano Ciro Rico, pero vamos que por ahí va el tema que son dos razas distintas. De estos particularmente sólo hay 60 y su nombre proviene de la zona en la que les gusta estar, Las retuertas entre las dunas y la marisma.